top of page
Buscar
  • Foto del escritorPedro Ordieres

Los años olvidados: La antigua Orquesta de Asturias en la memoria

(Artículo publicado en Septiembre 2017)



Ayer iniciábamos la temporada oficial con la orquesta del principado. Este año quiere ser especial porque se celebran 25 años del nacimiento de la OSPA. Sin embargo yo no me sentía cómodo… mientras interpretábamos la partitura de Benito Lauret “Escenas Asturianas” no podía evitar pensar cómo era posible celebrar 25 años con una partitura estrenada por nuestra orquesta hace casi 40 años…

Pensaba en mi padre, en mi hermano, interpretando esa misma música que yo ahora, y pensaba en la poca memoria e ingratitud que mostramos últimamente por estos lares.

Es triste borrar la memoria, sobre todo cuando los recuerdos son agradables. Recuerdo mi infancia asistiendo a los ensayos de la sinfónica en el museo Bellas Artes. Recuerdo con muchísima nostalgia las giras acompañando a mi padre y recibiendo el cariño de tantos músicos ahora olvidados… recuerdo al chelista Morán, a los flautistas César San Narciso y Lito, que siempre me gastaba bromas y me daba caramelos. A las violinistas Maripaz y Josefina, a Ricardo Martínez, a Jose Ramón Hevia a Luis Muñiz… hace 30 años ya de eso…

Y sin embargo aquella orquesta no era nueva, acumulaba solera. Recuerdo los músicos contando anécdotas en el autobús, con Chema de conductor… anécdotas de la orquesta que se remontaban a tiempos en blanco y negro… hablaban de Muñiz Toca, de Lauret de Arizcuren… de tantos buenos músicos que habían sido parte de esa orquesta en algún momento.

Aquellos tiempos no eran fáciles, nunca lo fueron para la música clásica en España, pero entonces era mucho peor. Los primeros intentos de orquesta sinfónica de Asturias surgían de la mano de Amalio López entre 1936 y 1939, en un Gijón en plena guerra Civil. No se me ocurre un comienzo mas difícil. No tengo clara la fecha exactamente, puesto que en unos documentos se habla de 1939, en otros de 1938, y mi padre me contó una vez que los instrumentos de la orquesta habían sido pasto del fuego tras un bombardeo al teatro Dindurra (hoy Jovellanos) por parte de la aviación Alemana… y eso sólo puede ser antes de Octubre de 1937, fecha en la que Gijón se rinde a las fuerzas “nacionales”. Lo que parece seguro es que unos músicos se reunieron y empezaron los ensayos de una orquesta sinfónica en esas fechas.



Orquesta Sinfónica de Asturias dirigida por Angel Muñiz Toca en 1945

No tengo claro que llegasen a dar ningún concierto hasta 1939. Incluso siendo así y tomando como partida esa fecha, solamente la orquesta de Navarra, la de Bilbao y la Sinfónica de Madrid podrían presumir de mas antigüedad. Aparte de la orquesta del Liceo, que es una orquesta vinculada a un teatro. Si había alguna otra no ha perdurado hasta nuestros días.

La orquesta pasó por diferentes épocas y plantillas. Tras un inicio con muchos efectivos bajo Amalio López, cuando Muñiz Toca se hizo cargo de su dirección se redujo hasta ser una orquesta sinfónica de cámara, buscando una mayor calidad de sus componentes. Aun así esta formación era de un tamaño similar a la orquesta filarmonía de Oviedo actualmente. Después vinieron los maestros Vicente Santimoteo y Benito Lauret… mas tarde mi padre Alfonso Ordieres y la etapa final Víctor Pablo Pérez…



Memoria de la Orquesta 1945

Dos cosas se mantuvieron invariables todos esos años… Era la orquesta Sinfónica de Asturias y estaba auspiciada por el estado en sus diferentes formas… Diputación Provincial, Educación y Descanso, la Junta, o la Consejería según las diferentes épocas. Con la llegada de la democracia y las autonomías, todas las orquestas públicas del país adaptan sus estatutos y formas jurídicas a los nuevos tiempos… la mayoría para enmarcarse en las nuevas leyes autonómicas. Es así cómo la orquesta sinfónica de Bilbao (la BOS) nacida en 1922 se reforma en 1982 , transformando no sólo su legislación y financiación,también su nombre pasando a ser la Bilbao Orkestra Sinfonikoa (BOS) fruto de la aplicación del Euskera a las instituciones vascas.



Logo de la Orquesta en 1982

Es una época en la que España crece económica y culturalmente… Y con mas dinero, hay mas cultura. Así, muchas orquestas españolas actuales tienen su origen en esa década de los 80 y principios de los 90… así surge la orquesta de Euskadi(1982), la de Castilla León(1991), Filarmónica de Sevilla (1990) Orquesta Filarmónica de Málaga (1991), Orquesta ciudad de Granada (1990) sinfónica de Baleares (1988) filarmónica de Gran Canaria (1980), sinfónica de Galicia (1982)...

Nuestra orquesta requiere adaptarse a los nuevos tiempos y nuevos presupuestos y se decide modernizarla radicalmente. En 1988 se publica la siguiente ley:

Ley 8/1988, de 13 de diciembre, por la que se autoriza la modificación de los Estatutos de la Fundación Pública «Centro Regional de Bellas Artes», y se crea el Organismo autónomo Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias.

En dicha ley la Orquesta Sinfónica se desvinculaba del museo Bellas Artes constituyéndose como un ente autónomo, y de paso se declaraba a extinguir la antigua plantilla, teniendo que pasar un proceso selectivo para acceder a la nueva orquesta. Algunos profesores, los mas jóvenes, accedieron a la nueva orquesta, y el resto se dedicó a la docencia. A la orquesta se le añadió una “P”. De OSA pasó a OSPA ,acorde también al nuevo nombre de la región tras el estatuto de autonomía, y se le aumentó el presupuesto, dispuestos a no quedarse atrás en la moda sinfónica estatal.

Tantas orquestas nuevas, tantos empleos, buenos sueldos y una país que se abría y crecía en Europa atrajo a innumerables músicos de todos los países. El mercado nacional era incapaz de abastecer tanta nueva orquesta. Se ganó en calidad, sacrificando identidad.

u Esta reforma era necesaria, unas orquestas la hicieron poco a poco como la orquesta de Bilbao o la de Valencia y otras mas radicales como la de Sevilla o la OSPA. Hoy en 2015, tras 25 años hemos llegado todas las orquestas mas o menos al mismo punto. Sin embargo hay una triste diferencia, mientras unos celebran 70 u 80 años, nosotros celebramos 25.



Cartel publicitario 1980

Hace algunos años la orquesta Sinfónica de Navarra (1879) estuvo a punto de desaparecer… pero iniciaron una campaña por todos los medios reivindicando que desaparecería la orquesta decana del país… Tenían razón, aunque con muchos altibajos era la orquesta sinfónica independiente de un teatro mas antigua del país. Y , claro, se salvó la orquesta… merecía la pena… era un orgullo para Pamplona.

Las antiguas orquestas del país como Navarra, Bilbao, Sinfónica de Madrid, Barcelona, Valencia… y Asturias han pasado por muchas y muy diversas etapas, con cambios de plantilla en número y en integrantes, cambio de estatutos y de patronos… Hasta cambios de nombre mucho mas radicales que añadir una P ( por ejemplo la orquesta ciudad de Barcelona/ nacional de Cataluña) hasta nuestra Orquesta Filarmonía empezó llamándose Orquesta Sinfónica Ciudad de Oviedo… o incluso de plantilla total como la sinfónica de Madrid, pero los años siguen añadiéndose a su casillero… a todas ellas.

A nosotros no.

Por supuesto no sólo en nuestro país, yo invitó a hacer un repaso a las orquestas mas famosas del mundo y verán que su historia está plagada de cambios y reformas, pero todas están orgullosas de sus orígenes, unos mas humildes y otros mas gloriosos.

Me imagino la que se hubiese organizado si al Real Oviedo SAD le hubiesen negado los años de historia al pasar de Real Oviedo CF a la actual sociedad anónima deportiva en 1992… 23 añitos cumpliría este año… impensable.



Crítica de la Orquesta 1945

Y sin embargo, aquí estamos, tocando las partituras que tocaba mi padre, y delante de nuestro público de toda la vida… cumpliendo 25 años. Me da pena. Me da rabia, lo siento… lo siento porque algunos de aquellos músicos vienen a nuestros conciertos. Se sientan a disfrutar de lo que es su vida: ¡La música!

Pagan su abono cada año porque lo consideran una forma de colaborar con su orquesta. Esa orquesta, que los ha olvidado y los humilla públicamente con la indiferencia. Me da pena, por mi padre, por Jose Ramón Hevia, por Ricardo Martínez, por Josefina, que nos dejó el año pasado un hueco en las primeras filas del auditorio… siempre fieles a la orquesta, a la música.

Yo desde aquí ¡protesto!:

Deberíamos estar orgullosos de nuestra historia, porque si ahora tenemos una orquesta, una buena orquesta, es porque mucha gente pasó su vida dedicada a ella en cuerpo y alma. En unos tiempos en que la música sinfónica era más que un lujo. ¡Un privilegio que sólo tres o cuatro regiones disfrutaban!. Tiempos en que no había dinero, había ilusión, no había auditorios ni ciclos de conciertos, había dedicación y sacrificio. Tanto sacrificio, que hasta sacrificaron su memoria.

Porque somos la misma orquesta. Porque subo a nuestras oficinas y ahí están las fotos de tantos años. Porque voy a nuestro archivo y puedo manosear las partituras que usaban entonces. Porque meto mi frac en la misma caja que lo hacía mi padre. Porque muchos somos sus alumnos.

Porque se lo debemos.

3 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page